jueves, 5 de febrero de 2009

Negrete el Villorrio


Dadas las condiciones favorables que presentaba el lugar, nació un pequeño pueblo donde predominaron españoles que prefirieron arraigarse en esta aldea, que presentaba cosas muy favorables, como el Vado, puente natural, zona apta para el trabajo agrícola y comercial utilizada para el intercambio y trueque de alimentos y vestuarios.

En 1835 un terremoto azotó el pueblo. No hubo víctimas pero sí muchas casas destruidas. El pueblo de Negrete se reconstruyó en 1861 como villa y, con algunas calles, se le dio una pequeña simetría a las viviendas. Se retomó el comercio con más fuerza gracias a que la gente construyó balsas para atravesar los ríos Biobío, Duqueco y Bureo. El vado, a veces, fue imposible de atravesar por lo profundo y cenagoso.

Las familias de Negrete pasaron a constituir grupos y etnias de criollos las cuales dieron origen a los actuales habitantes, gracias a las mercedes de tierra otorgadas a los soldados dragoneantes que así lo solicitaron. No escapan los apellidos originales, como Riquelme, García. Padilla, Reyes, Betancourt, Betanzo, Gatica, Saavedra, de la Jara, Rodríguez, Arriagada, Salamanca, Muñoz, Rebolledo, Soto, Saldías, del Río, Hernández, Sánchez, Luengo, Salazar, Ruiz, Sanhueza, entre otros.
Don Joaquín Mardones Bissit, el primer alcalde constitucional y que dio la partida al municipio de Negrete como Ilustrísima Municipalidad el 15 de mayo de 1938, se encontró con un pueblo urbano, con calles sin alumbrado ni ordenamiento, con sus servicios públicos agrupados frente a la plaza.

La gente, en su mayoría, trabajaba en los fundos, donde figuraba “Miraflores”, “Los Huertos de Manzanas y Peras”, “Espiga de Oro”, “Estrella de Oro” (actual “Santa Rosa”), “Vaquería”, “La Hacienda de Negrete”, “Esperanza de Coigüe”, “Graneros”, “El Agro”. Etc. Los otros habitantes eran abasteros, comerciantes en tránsito, empleados y educadores de una escuela básica de preparatoria.

Los límites de la comuna llegaban hasta los ríos. De allí que las actuales empresas papeleras y de celulosa de Nacimiento pertenecieran a la comuna de Negrete pero, con la Reforma Administrativa del año 1975, se traspasaron a la comuna de Nacimiento.

Guido Ríos Sepúlveda

No hay comentarios: